¿Cuando entrenar se transforma en enfermar?

¿Cuando entrenar se transforma en enfermar?

Para muchos, la frase “no pain no gain” tan popular entre aquellos que entrenamos en forma habitual, tiene una connotación simbólica que refleja que si no sientes algún dolorcito, tu entrenamiento no tendrá efecto. Lo que esconde esta frase refleja que para obtener resultados, el organismo debe estar expuesto a estímulos que provocan fatiga. Pero debemos considerar que dicha fatiga debe ser controlada para obtener los efectos deseados. Si la fatiga no es controlada, se produce una desadaptación que termina por entorpecer el rendimiento y en el peor de los casos provocar lesiones. En este contexto es que para obtener los resultados esperados, se requiere de una planificación coherente con los objetivos y las condiciones físicas que presenta quien entrenará. Ahora, cuando la sesión de entrenamiento ha superado las condiciones físicas de la persona, ese dolorcito que se provoca al día siguiente de entrenar, y que nos recuerda muchas veces que hicimos sentadillas, puede esconder una condición médica de mayor complejidad y que ocurre exclusivamente porque la carga de entrenamiento ha sido mal planificada (es decir, no ha sido especialmente para ti). 

El exceso de entrenamiento

La lesión muscular a la que me refiero, puede generar una situación conocida como Rabdomiolisis, que significa “disolución del musculo estriado”. El nombre ya cuesta pronunciarlo y su significado puede parecer de una película de terror y en efecto, la condición puede ser muy grave llegando a provocar una falla renal aguda pero ¿Por qué se produce esta condición?. La respuesta es muy simple: ¡Un exceso de entrenamiento! Sin duda que te preguntarás ¿Qué es un exceso de entrenamiento? La respuesta ahora no es tan fácil. Desde el punto de vista biológico, nuestro cuerpo responde ante un estímulo de entrenamiento modificando una serie de parámetros como son la frecuencia cardiaca, respiratoria, la percepción de esfuerzo, etc. esto es lo que llamamos efecto inmediato, pero al finalizar el entrenamiento, nuestro cuerpo debe recuperarse para la siguiente sesión. Todo lo que sucede con tu organismo durante ese periodo se denomina efecto resultante. El más conocido por todos es el dolor muscular tardío o DOMS (Delayed Onset Muscle Soreness). Este dolor ocurre por daño en las fibras musculares producto del entrenamiento. Es habitual cuando cambias ejercicios o si has estado tiempo sin entrenar y retomas tu rutina. La forma de valorar objetivamente este daño es a través de un análisis de sangre para cuantificar los niveles de una enzima (creatinkinasa, CK).

 

¿Qué ocurre en tu organismo?

La CK es casi exclusiva del músculo, por lo que si se presentan elevaciones importantes en la sangre luego del entrenamiento (12-24 hrs posteriores), será un indicador que el estímulo ha provocado un daño muscular que puede ser peligroso. Si bien, es necesario que se produzca cierto nivel de daño para conseguir las adaptaciones musculares y que nuestra musculatura se vuelva mas fuerte, el estímulo descontrolado puede inducir un nivel de daño que nos puede enfermar. ¿Cómo se produce esto? Al existir un daño muscular alto, una gran cantidad de productos que estaban contenidos en el músculo saldrán a la sangre y circularán por nuestro cuerpo, estos productos al llegar al riñón pueden provocar (según la cantidad) un mal funcionamiento renal y en el peor de los casos una falla renal aguda. Si ya estás en este punto, de seguro que te encontrarás en una sala de cuidados intensivos y con la posible indicación médica que te debas realizar una diálisis de urgencia. Ahora, lo que debes saber es en primer lugar que esto no ocurrirá si tu entrenamiento está bien planificado y esto significa que la carga que estás usando es la adecuada para ti (entrenamiento personalizado). El daño muscular excesivo es más común en actividades de entrenamiento que van hasta la fatiga o que utilizan gran número de repeticiones en las series. Si eres un principiante y entrenas de esa forma, de seguro que al día siguiente tu dolor muscular será alto.

Entonces, ¿Cuándo puedo hacer una Rabdomiolisis? esto dependerá de cómo tu organismo responda al daño muscular, lo que puede estar determinado por tu nivel de entrenamiento y genética, ya que dos personas que hacen el mismo entrenamiento, pueden tener respuestas de daño diferentes y por ende posibilidades de rabdomiolisis que no serán las mismas.

¿Cómo reconocer si estás en peligro de rabdomiolisis? 

Hay que poner atención a los siguientes síntomas: Si luego de entrenar y al cabo de algunas horas, el dolor muscular se eleva, hay aumento de volumen en la zona afectada, vas al baño y el color de tu orina es como el de una bebida cola, estás en peligro de rabdmoliolisis. ¿Qué debes hacer? Dirigirte a un centro de urgencia para que el personal médico evalúe tu condición, te harán una prueba de CK, la que de seguro estará muy elevada y dependiendo de sus niveles y de cómo esté tu función renal, podrías quedar hospitalizado. No intentes medicarte por tu cuenta, recuerda que esta situación es seria y requiere de atención médica.

color de tu orina es como el de una bebida cola

 

¿Qué hacer para evitar episodios de Rabdomiolisis?

En primer lugar debes saber que esto existe y que con la creciente oferta de entrenamientos de alto nivel de exigencia, su frecuencia es mayor de lo que se piensa. Para minimizar los riesgos durante el entrenamiento, debes seguir una planificación de tus cargas de acuerdo al principio de Progresión, no intentar seguir entrenamientos extremos o a un “partner” de entrenamiento que sea más avanzado.

¿Qué hacemos en NFT para tu seguridad?

Nuestros profesionales te harán una adecuada evaluación inicial, la que nos orientará sobre tu experiencia de entrenamiento y nivel de condición física, de modo de elegir una rutina adecuada a tus posibilidades y objetivos. Además, en NFT valoramos mucho el concepto de entrenamiento con repeticiones de reserva, lo que implica que no necesitarás exigirte más allá de la cuenta en las primeras rutinas.

Mientras todos tenemos en mente que estamos entrenando para mejorar nuestra salud, el descuidar los aspectos esenciales del entrenamiento como es la individualidad, progresión y planificación pueden acabar por enfermarte.

Cuando entrenar se transforma en enfermar

Escríbenos



Apoyado por

Logo Corfo

Puedes pagar con WEBPAY

Logo Webpay